Agencia Nacional de Tránsito

ENTREGA DE PATRULLEROS A LA POLICÍA NACIONAL

entrega
Ing. Mauricio Peña  realizó la entrega simbólica de las llaves de patrulleros

Este jueves 7 de junio de 2012, con la presencia del Ministro del Interior, Dr. José Serrano, el Director Ejecutivo de la ANT, Ing. Mauricio Peña, el Director Nacional del Control del Tránsito, Gral. Juan Ruales, se entregaron 100 vehículos patrulleros y 100 bicicletas a la Policía Nacional, para implementar  la  seguridad vial y la seguridad ciudadana en el país.

Los patrulleros serán colocados en varios tramos de las carreteras de 22  provincias del país. Las bicicletas serán utilizadas en la seguridad de las ciclo vías y los parques de la ciudad de Quito.

En su intervención, el Ing. Mauricio Peña, manifestó que autoridades, conductores, ciclistas y peatones deben tener una conducta de cambio para un adecuado control, todos debemos respetar la Ley, recalcó el Director de ANT.

Además, el Director Ejecutivo,  anunció que el próximo enero se iniciará un modelo de revisión vehicular a nivel nacional, con altos estándares de calidad y seguridad, en beneficio de la ciudadanía que se merece un servicio eficiente.

Comunicación Social
MLO/

RECATEGORIZACIÓN EMPIEZA EL 18 DE JUNIO DE 2012

La Agencia Nacional de Tránsito, conjuntamente con representantes de las Cooperativas de Transporte Público Interprovincial y ANETA, establecerá un calendario de recategorización para los conductores, con la finalidad de facilitarles el proceso de evaluación y no paralicen sus actividades.

La cita se efectuará en el Auditorio del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, este viernes 8 de junio de 2012, de 09h00 a 11h00.

Asimismo, el titular de la ANT, Ing. Mauricio Peña, señaló que la evaluación se divide en tres etapas: Primera es la prueba psicosensométrica, que se refiere a las pruebas físicas de visión, oído, reacción, coordinación viso motriz; precisión y concentración, que tiene una duración de aproximadamente 30 minutos; la teórica que son las de conocimiento de la Ley y Normas de Tránsito 25 minutos y la práctica 40 minutos y empezará el 18 de junio de 2012, de acuerdo a su último dígito de la cédula con el siguiente calendario:

FECHA ÚLTIMOS DIGITOS CÉDULA
Del 18 junio al 17 de julio de 2012 1 y 2
Del 18 de julio al  de 17 de agosto 3 y 4
Del 18 de agosto al 17 de septiembre 5 y 6
Del 18 de septiembre al 17 de octubre 7 y 8
Del 18 de octubre al 17 de noviembre 9 y 0

Finalmente, el Ing. Mauricio Peña, indicó que los conductores deben acudir a su evaluación, portando su documentación en regla. Deben contar con copia a color de la cédula de identidad o pasaporte con visa vigente, papeleta de votación; copia a color de la licencia profesional tipo D o E; certificado de la escuela de conducción donde obtuvo por primera vez la licencia profesional; certificado actualizado de la operadora de transporte en la cual presta actualmente sus servicios, recibo de pago de los servicios de: luz, agua o teléfono y certificado que acredite que no tiene obligaciones pendientes de pago con la ANT y la CTE. Estos certificados los obtendrá en la ANT y CTE, según el caso.


Comunicación Social
MLO/.

LA ANT ACLARA SANCIÓN A COOPERATIVA COACTUR

El Director Ejecutivo de la Agencia Nacional de Tránsito, Ingeniero Mauricio Peña informó que luego de un profundo y detenido análisis respecto a la investigación desarrollada a la Cooperativa COACTUR; decidió el día miércoles 30 de mayo de 2012, la suspensión temporal por 30 días de dicha cooperativa.

Esta decisión se adopta en función de las responsabilidades y la violación de la ley de tránsito determinadas en el accidente que se produjo el pasado viernes 18 de mayo de 2012 en la provincia de Manabí, por esta cooperativa de transporte.

La resolución fue notificada este miércoles, 30 de mayo de 2012, a la Cooperativa de Transporte indicada.

Comunicación Social.

INAUGURACIÓN DE LAS NUEVAS INSTALACIONES DE LA AGENCIA NACIONAL DE TRÁNSITO

Queridas compañeras, queridos compañeros:

Hoy, queridas amigas y amigos, damos otro paso hacia el desarrollo, hacia el Buen Vivir. La Revolución Ciudadana, el Nuevo País, deben caracterizarse por una atención a la ciudadanía con calidad y calidez.

Prohibido olvidar las pocilgas desde donde se brindaban servicios públicos. ¿Quién puede olvidar al Registro Civil? ¿Quién puede olvidar la propia Agencia Nacional de Tránsito?: setecientas personas hacinadas en la Juan León Mera en condiciones infrahumanas. ¿Quién puede olvidarse cómo era la matriculación en San Carlos? Pero me dicen que todavía continúa y eso me preocupa, porque eso ya es competencia municipal y lo va a hacer la Secretaría de Movilidad del Municipio en este edificio; pero me dicen que hay que habilitar los terrenos de atrás del edificio. Ojalá eso se remedie lo más pronto posible porque, ustedes saben, nosotros no somos pelucones, somos ciudadanos de a pie como la mayoría de ustedes, nos ha gustado siempre hacer las cosas por la derecha, con transparencia (por la derecha en cuanto a rectitud, no por la derecha ideológica que nos la tiene jurada) entonces no pagamos tramitadores, hemos hecho turnos y créanme que se hacía lo imposible por maltratar a la gente con esas colas que no tienen por qué existir; saquémonos de la cabeza que hay que hacer cola, no, no tienen por qué existir; cola es ineficiencia, ineficiencia social, pérdida de horas de trabajo humano, irrespeto, no tienen por qué existir, eso es símbolo, emblema de ineficiencia... Bueno, a propósito se hacía todo lo posible para que haya más colas, más espera, a no ser de que uno pague el tramitador correspondiente; y, recuerdo alguna vez, no sé si iba a matricular el carro, creo que lo iba a vender antes de irme a Estados Unidos, no sé si era matrícula, traspaso de dominio, alguna cuestión de esas, pero era aquí en San Carlos, que voy, bueno, tiene que pagar esto en el Banco de Fomento. ¿Y dónde está la ventanilla? No, tiene que ir al centro, a la Mariscal, al Banco de Fomento a pagar y regresar. Se hacía lo imposible para complicarle la vida al usuario, al ciudadano.

¡Esto nunca más! Tenemos que ser un país sin colas, sin maltrato a los ciudadanos y ese es el rostro visible, característica, emblema, símbolo de la Revolución Ciudadana: el buen trato a los ciudadanos. Maltrato nunca más. Analogar servicio público con deficiencia, corrupción, decadencia, verdaderas pocilgas, les insisto, nunca más compañeros. El servicio público debe ser de lo mejor, debe ser con excelencia, debe ser con calidad y calidez y este es un paso más para lograr ese objetivo.

La nueva sede de la Agencia Nacional de Tránsito, cuenta en sus dos plantas, con casi 11.000 metros cuadrados de espacio útil, para un servicio ágil y mayor comodidad de las ciudadanas y los ciudadanos que realizan trámites de licencias de conducir, matrículas, etcétera; la tercera planta, como ya lo hemos dicho, con más de 4.400 metros cuadrados está destinada a la Secretaría de Movilidad del Distrito Metropolitano de Quito.

Cuidado se olvidaron... ¿Hay especies valoradas? ¿Hay que pagar alguna cosa aquí? ¿Se puede pagar en el mismo edificio o también lo mandan al Banco del Fomento del centro? Entonces, recién desde junio va a estar el Banco del Pacífico, pero se va a poder pagar aquí mismo. Debió estar desde el inicio. Los ciudadanos deberían hacer los trámites en el mismo lugar, la menor cantidad de trámites posibles con la mayor facilidad, la mayor cortesía, etcétera. Entonces, si hay que pagar algo, que paguen aquí mismo. Lo más pronto posible que esté el Banco del Pacífico funcionando aquí. No es el ciudadano el que se tiene que mover, no sé si entendemos, es la información, y los servicios deben estar concentrados para hacerlos en el mismo lugar lo más rápidamente posible. 

Respetemos el tiempo de los demás. ¡Nunca más colas! ¡Nunca más tramitadores! ¡Nunca más corrupción! ¡Nunca más edificios deplorables, hacinamiento! Calidad, calidez, excelencia constituyen el paradigma del servicio público del nuevo Ecuador de la Revolución Ciudadana, del Buen Vivir.

Y tratamos de ser lo más eficientes como sea posible en todos los actos, proyectos, etcétera. Aquí, como dice el adagio popular, matamos dos pájaros de un solo tiro. Este edificio era otra de las herencias de la crisis bancaria de 1999. Durante más de 10 años pasó abandonado, sumergido en enredos jurídicos provocados por banqueros y deudores inescrupulosos, que si no era de ellos el edificio no era de nadie. Un edificio vacío, sea público o privado, es pura ineficiencia social.

Alármense cada vez que vean un edificio vacío, alármense cada vez que vean un edificio a medio hacer, un carretero a medio hacer, es plata de ustedes, de la sociedad pública y privada, es ineficiencia social pura y simple y los países pobres, sobre todo, no podemos darnos el lujo de ser países ineficientes, entonces estamos tratando de utilizar todos esos bienes inmuebles heredados de la crisis bancaria básicamente para servicio de la ciudadanía.

Ya hay luz al final de tan largo túnel –refiriéndome a la crisis bancaria-; Dios mediante, pronto enterraremos para siempre las nefastas herencias de dicha crisis. Ya se está cobrando a los accionistas de los bancos con huecos patrimoniales de buena fe, porque hubo bancos que quebraron de buena fe, pero no es que ellos no tienen responsabilidades penales, tienen que responder por las pérdidas, por lo que le costó al Estado la crisis, la quiebra de esos bancos y ya se les está cobrando. Está publicado el listado de deudores y en caso de que no tengan cómo pagar, tendremos que declararlos insolventes, porque tenían obligaciones que no han podido pagar. Pero aquellos que cayeron en dolo, peculado bancario, finalmente con las nuevas cortes, sin favores ni temores, están recibiendo las sentencias correspondientes, como en el caso de la quiebra dolosa de Filanbanco, eso no se hubiera logrado con la Corte anterior y gracias a la nueva Corte es que por fin, después de doce años de juicio, se tiene sentencia condenatoria por la quiebra fraudulenta de Filanbanco. Y se están recuperando muchos inmuebles fruto de la crisis, que pasaron abandonados por más de una década. Ejemplo de esto, que no sé si ustedes recuerden, era el recinto ferial FEREXPO, endeudado con Filanbanco.

Sin embargo, pese a todos los esfuerzos, nosotros no eludimos responsabilidades, hablamos muy claramente, somos los más duros críticos de nosotros mismos y reconocemos que tenemos una gran deuda en cuanto a transporte, con la ciudadanía y en gran parte con los transportistas.

Hemos avanzado mucho. Como lo prometimos en campaña electoral, se creó el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, con dos viceministerios: Infraestructura de Transporte y Gestión de Transporte. En lo primero, se ha avanzado muchísimo, es innegable, pero falta aún mucho por andar para poner al país en el siglo XXI. Algunas veces no sé si reír, llorar, esconderme de la vergüenza o sentirme orgulloso cuando me felicitan por las carreteras y veo todavía todo lo que falta. Lo que pasa es que frente a lo que teníamos cualquier cosa es mejor, pero frente a lo que debería ser todavía nos falta muchísimo.

Nos falta muchísimo para poner al país, en cuanto a vialidad, en el siglo XXI. Aún prevalece la mentalidad de que la carretera tiene que dañarse para algún día arreglarla. He hablado muy fuerte, indignado, después de mi visita a la Amazonía cuando me denuncian que hay cerca de veinte kilómetros destrozados; entonces todavía tienen esa mentalidad los directores provinciales, la Ministra no puede estar enterada de eso, es el Director Provincial, pero tienen la mentalidad de que no hay que darle mantenimiento, que no hay que reparar el bache, sino que cuando esté destruida a ver si algún día se contrata reconstrucción y mientras tanto que se mate la gente, que se demore más el transporte, que haya más maltrato de los ciudadanos que se transportan en buses, etcétera. Esto tiene que cambiar, esa mentalidad. Nos acostumbraron a que lo normal fueran carreteras llenas de huecos. No, lo raro es que haya un hueco en una carretera. Cambiemos la mentalidad, no tiene por qué haber ese hueco si hay mantenimiento. Que nunca más pasen estas cosas.

Y, por supuesto, tenemos que luchar también con una cultura de irresponsabilidad, impunidad, aquí los contratistas estaban acostumbrados a hacer lo que les daba la gana, por ejemplo la vía Puyo-Macas se está destruyendo por una compañía irresponsable que no cumplió con su contrato.

Jamás vamos a permitir esa impunidad, ya estamos tomando cartas en el asunto. Ha sido difícil, pero avanzamos, y bastante, en cuanto a infraestructura vial. Aún no tenemos supercarreteras que los países más avanzados del planeta tienen hace más de medio siglo. Esperamos hasta el 2014, como país (ojalá estas sean políticas de Estado) e independientemente de quién sea el próximo gobierno, y con inversión privada, porque estas son inversiones muy grandes y necesitamos el apoyo del sector privado nacional o internacional, esperamos invertir cerca de 5.000 millones de dólares en mejoras de la red vial y particularmente en súper carreteras.

Este año, probablemente a finales de año o a inicios del próximo, empezaremos a construir la primera súper carretera del país en su tramo Quevedo-Santo Domingo. ¿Qué son súper carreteras? Carriles independientes separados por parterres: dos, tres de ida, dos, tres de vuelta; accesos restringidos, no es que en cualquier cruce puede entrar un carro, entonces se puede ir a velocidades altas, pero con adecuada seguridad; y eso mejora competitividad, eficiencia, etcétera. Sin embargo (esto en la parte infraestructura de transportes), en gestión de transporte es muy poco lo que se ha avanzado. No eludimos responsabilidades, las asumimos. No presentamos justificaciones, presentamos explicaciones para información del pueblo ecuatoriano, y una de ellas, es que no existía institucionalidad para esto. La antigua Dirección de Tránsito, que estaba en manos de la Policía Nacional, tenía un rol absolutamente limitado, y con todo el respeto para el General Franco, Comandante General de la Policía, él sabe cuánto aprecio su labor, cuánto aprecio a la Policía, pero negar la realidad es el peor error en que podemos caer.

Esa Dirección de Tránsito estaba atravesada por la corrupción, la ineficiencia, el centralismo, era un completo desastre, a tal punto que una de las motivaciones de ese trágico y triste 30 de Septiembre, una de las formas para sublevar a la tropa y a cierta oficialidad de la Policía fueron mensajes, pasquines diciendo que se les quitaba a la Policía la atribución de tránsito, porque de acuerdo a la nueva Constitución, la competencia de tránsito pasa a los Municipios. ¿Y cuál era el problema detrás de esto? Mientras menos trabaje la Policía mejor, ¿verdad?, para que se dedique enteramente a seguridad ciudadana. Es que, no nos engañemos, había mucha corrupción en esa Dirección de Tránsito, había mucha corrupción en general en el manejo del tránsito, había esquinas que tenían cotización.

Hablemos claro, la verdad, para poder superar esos problemas. Después de cinco años tenemos mucha más experiencia que cuando asumimos el mando en enero de 2007 y es impresionante el ámbito de acción y la influencia positiva que puede tener una verdadera Agencia Nacional de Tránsito. Antes era una actitud pasiva (control, algo de regulación, represión), ahora es optimización, mejorar eficiencia, mejorar estándares, etcétera. Y entre los proyectos que tiene esa Agencia, y ya está ejecutando, está el de atender una de las principales preocupaciones de la ciudadanía, la principal: seguridad ciudadana en cuanto a delincuencia, porque los accidentes de tránsito también son parte de la seguridad ciudadana: muchos de los delitos se cometen en taxis, se cometen en transportes que recogieron pasajeros en sitios no autorizados; se cometen delitos en general en el transporte público.

Por eso estamos haciendo un sistema revolucionario, que ya no son palabras, son realidades, acabamos de ver las pruebas piloto, el sistema con algunos GPS ya instalados en ciertos buses, un sistema revolucionario, todo un kit de seguridad que contiene GPS, cámara, botón de auxilio... Por ejemplo en el taxi, botón de auxilio al lado del conductor, botón de auxilio en la parte de atrás para el pasajero, botón de auxilio en el maletero por si ponen al pasajero o al conductor en el maletero, aprietan ese botón de auxilio, en seguida nos sale una señal y sabemos que hay un problema en ese taxi, se activa la cámara y se ve qué está pasando; con el GPS sabemos dónde está. En cuanto a buses (urbanos, interprovinciales) nos permite saber si un bus superó el límite de velocidad... Cuando tengamos estos equipos serán sesenta mil, setenta mil unidades de transporte que estaremos monitoreando. Es imposible monitorear a todas. Lo que va a saltar son las anormalidades, es decir, si alguien pasó el límite de velocidad se enciende enseguida la alerta y sabemos que esa unidad está yendo a exceso de velocidad y no solo eso, los pasajeros lo sabrán porque sonará una alarma.

Porque esto no lo vamos a lograr solos compañeros (que se respete la ley de tránsito, garantizar la seguridad en el transporte público), eso lo vamos a lograr todos juntos, autoridades, transportistas, ciudadanos, que sean los primeros en reclamar si un chofer irresponsable –que son la absoluta minoría-, excede el límite de velocidad. También nos permitirá verificar y comprobar en caso de asalto, etcétera, si ese conductor se detuvo en lugares no autorizados, nos permitirá verificar si esa unidad está rodando más del tiempo adecuado – más de ocho horas- y ese conductor ya se encuentra cansado. Nos permitirá monitorear muchísimas cosas, esto ya se está implementando, ya tenemos los equipos, ya nos están llegando y esperamos hasta septiembre tenerlos instalados en sesenta mil unidades. Esto será una verdadera revolución en cuanto a seguridad ciudadana, en particular en el transporte público, y una gran ayuda también para los transportistas y los empresarios del transporte, porque ellos tienen sus unidades y las manejan conductores, ellos podrán saber cuántas veces se detuvo el conductor, cuánto rodó, cuánto trabajó, si se alejó o no de su ruta, etcétera. Incluso el sistema enciende alarmas para cuándo tienen que renovar el SOAT, para cuándo tienen que cambiar llantas, para cuándo tienen que cambiar aceite, esto facilitará muchísimo también la gestión, ya a nivel micro, de las diferentes unidades de transporte. Les insisto, estas no son palabras, ya son realidades. Ya tenemos el software, software que además nos permite optimizar rutas, frecuencias, etcétera, porque con mucho menos se puede hacer mucho más.

Y esta Agencia de Tránsito también se tiene que encargar de otra faceta de la seguridad ciudadana, que es la seguridad vial y en la que nos ha ido tremendamente mal. Hemos tenido accidentes realmente trágicos. Probablemente ustedes ni saben quién es Milena Yauripoma, pues es la niña de siete años que se nos murió en Trans Amazonas en el accidente en Papallacta. 

Probablemente ustedes ni se han enterado quién es Marianita Santos, es la niña de catorce años que murió en el accidente de Chone, en un bus que hacía transporte escolar sin estar autorizado para ello. Giomaira Mendoza, quince años, fallecida también en ese accidente; Yahaira Zambrano, quince años, muerta en Chone en ese accidente; y les he nombrado los menores de edad, pero también murió María Auxiliadora Vélez, profesora;  Marco Vinicio Cepa, Daniel Montero, etcétera.

Tenemos un grave problema de inseguridad vial en el transporte público, pero también en el privado, el  irrespeto al peatón, el irrespeto al ciclista... Hemos tenido que lamentar la semana pasada la muerte de Salomé Reyes, valiosa profesional y deportista de la Patria, fue una cooperativa, yo me reuní con sus familiares y dicen fue un accidente. Pero ¿por qué huye el chofer? Eso es lo que indigna, lo que ofende a los familiares de la víctima. Ellos lo reconocen, fue un accidente, podía pasar, pero ¿por qué se da a la fuga del conductor? Lo que tal vez no saben es que esa cooperativa no tenía permiso para rodar por ese sector.

Hace un mes, en la ciclovía, en Cumbayá, un carro privado atropelló a Martín Varea, gracias a Dios ya salió del estado de coma, ojalá no queden secuelas muy graves de ese accidente, otro ciclista, porque no se respeta al ciclista, creo que el conductor también se dio a la fuga; tal vez ustedes no lo recuerden, hace unos años, Nicole Paredes, de dieciséis años, triatlonista por Pichincha, practicando en su bicicleta en la Autopista Simón Bolívar, vino un carro, la asesinó y también se dio a la fuga... Esto no lo vamos a permitir más. En cada niño, en esa Nicole, en esa Salomé, en cada vida que se nos pierde, se nos va nuestra propia vida compañeros. No lo vamos a permitir más.

Y ustedes saben que no es cuestión solamente de mayores controles. Por supuesto que pueden hacer falta mayores controles, por supuesto que todavía puede haber corrupción y controles que se pasan porque se dio coima; tecnología, radares pueden lograr mucho, los equipos GPS, pero ¡no nos engañemos! Básicamente es cuestión de mayor responsabilidad, de superar ese principio que no solo está en el transporte, en el tránsito, está en todos los rincones, en todos los aspectos de la sociedad y la cultura ecuatoriana: la ley del más fuerte. En el tránsito, el que tiene que parar no es el que tiene el disco PARE, es el peatón porque es el más débil, si no, le tiran el carro encima. La Ley de Tránsito le da prioridad al peatón. En Europa, así el peatón no esté pasando por el paso cebra, así esté cruzando indebidamente por media calle, pone un pie en la calle y todo el tránsito se para. Aquí es el peatón el que tiene que estar a la defensiva por la ley del más fuerte, es el más débil el que tiene que defenderse, si no, le echan el carro encima. Algo similar para el ciclista. Algo similar para el carro pequeño frente al camión.

Esto tiene que cambiar y no solo en tránsito. Esto es un reflejo más de la mentalidad que lamentablemente atraviesa ciertos sectores de nuestra sociedad, también el más sabido, el más agresivo en la justicia, tener la razón –o no- era un detalle prácticamente irrelevante, era quién tenía más poder político, más palancas, etcétera. Esto es cuestión también de un cambio profundo cultural. Sé muy bien el vía crucis que algunas veces atraviesan ciertos transportistas: se endeudaron, las frecuencias están mal puestas, no toman pasajeros [cuando apenas son uno o dos], acelerar para captar la mayor cantidad de pasajeros y no quebrar, poder pagar el crédito, reunir algo más de platita. Pero esa NO es la manera, queridas compañeras y compañeros, perdiendo mucho más de lo que podemos ganar.

Los responsables de estos accidentes no solo serán los conductores, serán también las Cooperativas, obligadas a garantizar la calidad del servicio. No pueden eludir su responsabilidad en esto. Si yo voy a un restorán y me intoxico no demando al cocinero, no demando al mesero, demando al restorán, porque esa empresa tenía la responsabilidad, la obligación de garantizar un buen servicio. Las cooperativas de transporte tienen la obligación de garantizar un servicio excelente, de calidad, de seguridad, un servicio seguro, así que los responsables (aquí también hemos encontrado resistencias) no serán solo los conductores que causan accidentes, serán las cooperativas que tenían que garantizar ese buen servicio.

Para nadie es un secreto la corrupción que ha imperado en el otorgamiento de licencias de conducir, en la calificación de los choferes profesionales. La Agencia Nacional de Tránsito ha exigido que en plazo perentorio las empresas de transporte, presenten sus protocolos, sus manuales, sus políticas internas de seguridad, sus programas de capacitación; la competencia entre empresas debe fundamentarse en la calidad del servicio, no en la velocidad, en altos estándares de seguridad, en la excelencia, en el buen trato a los usuarios. Se han dado a diestra y siniestra, algunas veces en forma deshonesta, licencias profesionales; un tema fundamental, de especial atención es la capacitación a los choferes profesionales. Saber conducir un vehículo de transporte, no solo supone la parte técnica de la conducción en sí, sobre la cual algunas veces falta mucho; supone también el manejo de normas de relaciones humanas, normas de urbanidad, normas de civismo, normas de ética para cumplir con la ley, para cumplir con nuestras responsabilidades, normas de trato al turista, al pasajero común... En Junio empezaremos con la recategorización de licencias. Ha sido un proceso duro, también hay resistencias. ¿Qué significa esto? en estos momentos la licencia profesional, algunas veces mal otorgada, autoriza desde manejar un taxi hasta manejar un buldócer, pasando por un tráiler, y son capacidades distintas. Vamos a hacer una recategorización de siete niveles de licencia para diferentes especializaciones y que obligará también a los choferes profesionales a pasar nuevamente evaluaciones y demostrar que obtuvieron adecuadamente esa licencia.

Esto es lo que estamos haciendo en todas las cosas: a nivel de universidades, a nivel de profesionales, ya vamos a empezar a evaluar a los médicos, porque la universidad da el título, el permiso para ejercer lo da la sociedad, lo da el Estado, entonces con el título médico pasarán un examen que se llama habilitante y luego haremos esto con abogados, con maestros, con todos los profesionales y también lo haremos con ustedes compañeros, que son profesionales del volante. Entonces, les exigimos los mismos deberes, así como respetamos los mismos derechos. Tendrán que reevaluarse y recategorizarse a partir del mes de junio.

Aquí yo hago una analogía con la educación y los maestros. Así como en educación ustedes pueden tener las mejores escuelas, los mejores laboratorios, las mejores bibliotecas, si no tienen buenos maestros de poco va a servir. Por el contrario, con buenos maestros, incluso enseñando bajo un árbol como hacía Sócrates hace tres mil años, ya se habrá avanzado mucho en calidad de la educación. Exactamente análogo en la cuestión de transportes: podemos tener las mejores carreteras, los mejores buses, las mejores terminales terrestres, que si no tenemos los mejores conductores, habremos avanzado muy poco en la calidad del servicio de transportes. Así que, compañeros choferes profesionales de la Patria, a evaluarse y a recategorizarse.

Por desgracia, siguen ocurriendo, en cada nuevo accidente, los perfiles del chofer inexperto, del joven que no estaba capacitado pero se le dio alegremente la oportunidad de conducir el camión, como que si iba a conducir papas, conejos y no seres humanos, se le dio la furgoneta, el bus, etcétera. Y se repite, sobre todo, esa lacra impresentable: la del chofer que se dio a la fuga... Sabemos que los problemas en torno al tráfico vehicular han sido el terreno predilecto de las prácticas corruptas de abogados y jueces venales... Sabemos que darse a la fuga es la acción que aconsejan abogados faltos de ética. Pero darse a la fuga es un agravante tremendo, por el contrario, asumir su responsabilidad es un atenuante si se ha cometido un delito de tránsito, que muchas veces a cualquiera de nosotros le puede ocurrir, y darse a la fuga equivale casi a declararse culpable. Es lógico que a quien comete un delito –y prácticamente se declara culpable- se lo tenga que buscar. Ya basta de irresponsabilidad...  Entonces, con todo cariño también, compañeros transportistas, no entiendo la reacción del gremio de transportistas diciendo que no hay que buscar a los conductores que se han dado a la fuga y que han ocasionado decenas de muertes. Deberían ustedes ser los primeros en combatir a los malos elementos que hacen quedar mal a la profesión. 

Hay cerca de medio millón de choferes profesionales en el país. ¿Cuántos son los irresponsables? ¿10, 100, 500? Si fuera esta última cifra no sería ni el uno por ciento de los choferes profesionales en el país, pero es suficiente esta cifra para hacer quedar mal a todos. Ustedes, compañeros choferes, deberían ser los primeros en no apoyar a los malos choferes y a las malas cooperativas, por el bien de la profesión. En todo caso, respetamos mucho sus criterios, pero independientemente de lo que nos cueste políticamente, en esto seremos inflexibles.

Se buscará a los conductores que han ocasionado accidentes de tránsito y se han dado a la fuga. Es una tremenda irresponsabilidad y una total falta de respeto para las víctimas. Sin embargo, falta mucha más labor, más allá de la Agencia Nacional de Tránsito, en todo lo que tiene que ver con la integralidad del transporte, esto está a cargo del Viceministerio de Gestión de Transporte, que además incluye transporte no solo terrestre, sino aéreo y marítimo. Me referiré solamente a las cosas que hay que hacer rápidamente, para no cansarlos, en transporte terrestre, pero quiero mencionar esto porque es sumamente importante y al país le falta muchísimo por andar, en algunas cosas ni siquiera hemos empezado, por ejemplo la optimización de transporte urbano intercantonal e interprovincial. ¿Esto qué implica? Menos y mejores buses, y esto qué implica a su vez: cambiar el concepto de transportista (porque transportista era el que tenía al menos una unidad y contrataba un chofer) a empresarios del transporte. ¿Qué es el empresario de transporte? El que pone su capital con otro compañero y tiene una o varias unidades, pero optimizadas, ¿en qué sentido? Vayan ustedes a Guayaquil, con 1.400 unidades menos no pasaría nada en Guayaquil, pero qué pasa: cada transportista tiene su bus, el bus tiene dos, tres pasajeros a las diez, once de la mañana, sin embargo la cantidad de buses congestionan, contaminan, generan más consumo de combustible subsidiado e importado, más consumo de llantas importadas, es decir, generan problema social; pero también generan problema al transportista porque son más costos, un chofer por cada unidad para que lleve dos, tres pasajeros, consume combustible, consume llantas, etcétera. Si tuvieran el concepto de empresarios de transporte, entre cuatro compañeros juntan su capital, ponen una buena unidad moderna, mucho más grande, etcétera y solo con un conductor, probablemente consumiendo menos combustible porque es una unidad más moderna, con mucho menos consumo de llantas, dan un mejor servicio y todos ganan: gana la sociedad y ganan los transportistas o los empresarios del transporte en este sentido, en este ejemplo.

Entonces a cambiar conceptos compañeros y a optimizar el transporte urbano. Con menos podemos hacer mucho más y mejor: unidades más modernas, mejor servicio, etcétera. Por supuesto, para esto ¿qué hay que hacer? Hay que tener horarios, coordinación. Si ustedes van al primer mundo, van a Cataluña, ustedes saben a qué hora va a llegar el próximo bus: en cinco minutos viene la línea tres, en quince minutos viene tal línea y con una tarjetita suben al bus, una tarjetita que pudieron comprar antes y que les sirve para varios viajes. ¿Por qué no podemos hacer esto aquí? No es problema de tecnología. La tecnología está al alcance de todo el mundo, no es tecnología de punta, es tecnología muy difundida, al alcance de todos. El problema es coordinación, disciplina, organización y eso es lo que tenemos que alcanzar, ese es el gran desafío, sobre todo en cuanto a transporte urbano, pero también con el transporte intercantonal, interprovincial: horarios, optimización de rutas. ¿Aquí cuál es el mecanismo? Dar la mayor cantidad de vueltas posible, acabar la ruta y empezar de nuevo. Entonces es lo mismo estar a las siete de la mañana, horas pico, que a las tres de la tarde y congestionando el tránsito. No, tenemos un software y lo tenemos ya aquí, que nos permite diseñar rutas que alcancen la mayor cantidad de población y la mayor cantidad de espacio con la menor cantidad de buses y el menor trayecto recorrido, y que nos va a decir que en hora pico se necesitan quince unidades, en horas normales se necesitan ocho unidades, y así ahorran plata los transportistas, ahorra plata la sociedad, nos ahorramos congestión, etcétera; pero se trata de organización, de disciplina, coordinación, ese es el gran desafío y en eso no hemos avanzado casi nada. Tarjetas para transporte urbano, adecuados terminales terrestres, que también son un desastre los terminales terrestres, ¿verdad? Donde haya buenas salas de espera, donde haya horario de los buses, etcétera.

Y no estamos hablando solo de optimización de transporte de pasajeros, también nos falta mucho por hacer en optimización de carga: vayan por una carretera de Ecuador, no verán dos camiones iguales. Eso es ineficiente, porque con camiones estandarizados, dos, tres tipos, conteiners, etcétera, se puede tener los puertos secos donde hasta la altura está medida (del terminal) para que saquen enseguida la carga, para que todo sea más eficiente, más rápido, con menos costos, se optimicen tiempos y todo esto mejora la competitividad sistémica de la economía ecuatoriana. Nos hace falta ser más competitivos, más productivos. América Latina se acostumbró a competir, ¿cómo?, explotando la fuerza laboral, pagando menos salarios. No. Compitamos siendo más eficientes, optimizando y así, mejorando productividad, también tendremos mejores salarios y con mejores salarios tendremos mejores niveles de vida. Todo esto es un camino por andar, que la Agencia Nacional de Tránsito, lo sé muy bien, es del Ministerio de Transporte, pero es una labor conjunta.

La revolución Ciudadana también puede definirse como la Revolución de la Justicia en todos sus ámbitos, y en el ámbito del transporte hemos atendido mucho a los transportistas, por ejemplo los hemos considerarlo un sector productivo. ¿Ustedes entienden por qué las Cámaras de la Producción solo eran para los comerciantes, los industriales, los banqueros, y no eran para los transportistas, que es uno de los principales sectores productivos del país? Pura y simple peluconería, porque los transportistas no tenían el pedigrí de los banqueros, de la Cámara de Comercio y esas cosas. Nosotros los hemos considerado un sector productivo, hemos logrado mejores carreteras, mejores combustibles, mejores unidades con el Plan RENOVA. Se ha hecho mucho, pero también se han cometido muchas injusticias y lo reconocemos. Por ejemplo, la tarifa está congelada desde el 2003. Ustedes saben, compañeros transportistas, que con nosotros por el diálogo todo, por la fuerza nada. Reconocemos aquello, pero también es necesario, como he manifestado, mejorar eficiencia. Nos han pedido medidas muy razonables: controlar el transporte informal que les hace competencia desleal y les hace perder dinero, y estamos trabajando fuertemente para arreglar aquello, combatir ese transporte informal. Nosotros lo hemos propuesto, porque como estábamos acostumbrados a esto, ni siquiera hemos detectado este problema, corregir injusticias que, con todo el respeto compañeros Asambleístas, muchas veces cometen los actores políticos, somos los campeones en otorgar derechos siempre y cuando pague el resto, entonces otorgamos el derecho al medio pasaje a niños menores de doce años, a los discapacitados, a las mujeres en cinta, a los adultos mayores, pero que paguen los transportistas. ¿Qué lógica tiene esto? Si el Estado otorga derechos y garantiza esos derechos, el Estado es el que tiene que pagar ese derecho. 

Tenemos derecho a la salud, entonces con esa misma lógica salgan ustedes aquí, a una Fybeca, compren medicina, pero paguen solo la mitad, porque tienen el derecho a la salud y a la medicina. Absurdo. Los niños tienen derecho al estudio, entonces vayan a cualquier librería, saquen libros para sus hijos y paguen solo la mitad. Bueno, eso es lo que estamos imponiendo a los transportistas. Esto nunca más. Seamos responsables. Lo más fácil es ser generoso con plata ajena, ponerle la carga al resto, ser los campeones en garantizar derechos, reconocer derechos, otorgar derechos siempre y cuando pague el resto. Y reconocimos muchos derechos para niños, adultos mayores, discapacitados, pero que pague el sector transporte, porque el niño, el adulto mayor, el discapacitado ocupa un puesto que pudo ocupar alguien que pagaba tarifa completa. Por eso nosotros mismos les presentamos la posibilidad de reconocer ese subsidio, que debe pagarlo el Estado, no debe pagarlo el sector privado, en función del derecho al medio pasaje de cierto segmento de la población y, con todo eso compañeros, podemos evitar la solución más fácil, la que siempre se invoca, pero la más costosa para la ciudadanía, que es el alza de pasajes.

Tengo entendido que ayer ha habido una reunión muy fructífera y que se ha llegado a acuerdos. En buena hora por ustedes, por el gobierno, por el país. Seguiremos corrigiendo esas injusticias, seguiremos mejorando eficiencia y verán que no será necesario, al menos por algún tiempo (en algún momento será inevitable) elevar los pasajes de la transportación. Y seguimos trabajando en muchos aspectos, por ejemplo en la descentralización. Ya se acaba de formalizar el traspaso de competencias de tránsito hacia los municipios. Todo el apoyo del gobierno, en lo que podamos ayudar, y en buena hora que sean los municipios los que matriculen, hagan la revisión de los vehículos, etcétera.

Perdónenme que me haya extendido demasiado, pero sinceramente creo que este es un sector crucial, el sector de transporte y en el que tenemos un déficit. Si volviera a empezar, con toda la experiencia acumulada, pondría mucho más énfasis al sector transporte, porque es fundamental para el desarrollo, para la competitividad, para el Buen Vivir.

Queridas transportistas... varones y mujeres, porque también uno tiene la visión transportista hombre. ¿Por qué no pueden ser las mujeres transportistas? 

Queridas y queridos transportistas de la Patria, queridas ciudadanas y ciudadanos del país:Este es un nuevo paso para el Buen Vivir, para la Patria Nueva. A seguir juntos construyendo ese país que todas y todos queremos y merecemos. 

¡Hasta la victoria siempre!

Rafael Correa Delgado

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR

RECATEGORIZACIÓN DE LICENCIAS OBLIGATORIO

aneta
Instantes de la firma

Con la firma del Convenio de Cooperación Interinstitucional y el Contrato de Recategorización de Conductores Profesionales tipo D y E, entre el Director Ejecutivo de la Agencia Nacional de Tránsito, Ing. Mauricio Peña y el Gerente del Automóvil Club del Ecuador – ANETA, Lic. Gorki Obando, realizada hoy miércoles 30 de mayo de 2012, la evaluación lo realizará ANETA y empezará desde el 18 de junio de 2012.

Leer más...